jueves, 30 de diciembre de 2010

Qué lentitud

                                   Qué lentitud
                                    hasta los sustos se demoran
                                    y las angustias tan puntuales siempre
                                    se han quedado en el camino
                                                          lerdas
                                    como fantasmas soñando
                                    nada se mueve
                                    y la felicidad cuando pudo pasó de largo
                                    ya no hay ni exhalación